jueves, 26 de abril de 2012

Formación de liderazgo positivo, dirección y práctica coral para niños: Apuntes de nuestra metodología

“En su esencia misma, la orquesta y el coro son mucho más que estructuras artísticas modelos, o escuelas de vida social, porque cantar juntos, tocar juntos significa convivir de manera entrañable en (…) afán de excelencia, en una rigurosa disciplina de articulación y de concertación para buscar la armónica interdependencia entre voces o instrumentos. Así, se forma un espíritu solidario (…), se desarrolla la autoestima y se cultivan
los valores éticos y estéticos que están vinculados al quehacer musical. De ahí su
inmensa utilidad en todo en cuanto se refiere al despertar de la sensibilidad,
a la forja de valores y al entrenamiento de los jóvenes como líderes,
en la enseñanza de otros jóvenes y de otros niños”.

Mtro. José Antonio Abreu




Tres aprendizajes son esenciales para el desarrollo del ser social: hacer, conocer y convivir. Y todos ellos pueden ser potenciados por la música.

El ejercicio de la música, en particular de la música coral, más aún si se fomenta y se valora de manera expresa la actividad más allá del solo hecho musical, puede constituirse en un instrumento para el desarrollo en los niños de capacidades como la autoestima, la disciplina, la concentración, la atención y el espíritu crítico. 'Cantando juntos' los niños pueden aprender a escuchar y a escucharse, a coincidir y a acordar. Aprenden a aportar cada uno, no sólo con su hacer sino con su postura crítica, en el logro de un mayor desempeño, desarrollan la motivación por el esfuerzo dirigido al logro. En un coro los mayores enseñan a los más pequeños que se ven impulsados por el ejemplo de los más 'veteranos'. Tal es el enfoque constructivista del conocimiento (Piaget, Vigostky) y también el de la escuela de formación propulsada por el Maestro José Antonio Abreu, desde el movimiento de orquestas juveniles e infantiles de Venezuela.

La práctica coral orientada hacia el aprendizaje en la infancia y la adolescencia de elementos relacionados con la dirección de coros, puede incidir de una manera directa en la formación de habilidades propias del liderazgo positivo, como el incremento de la confianza, la seguridad en sí mismos, el establecimiento del orden en la conducta, la empatía y la creatividad, herramienta ésta última que fomenta el pensamiento lateral, ese que enseña que hay opciones diferentes para resolver un mismo problema y aumenta las posibilidades de éxito en la toma de decisiones en todos los órdenes de la vida. Todo lo anterior se suma a los beneficios que de por sí brinda la pertenencia a una agrupación como coralistas, lo que permite aprender e interiorizar desde muy temprana edad, a través de la filosofía y metodología de los ensayos, valores como la cooperación, la solidaridad, la tolerancia y la inclinación al trabajo colaborativo, fundamentales para una sana convivencia en sociedad.

A través de Aequalis buscamos estimular estos valores y desarrollar las capacidades descritas mediante la asimilación y ejercicio de elementos musicales y actitudinales, en el marco de la práctica y la dirección coral, como el aprendizaje de elementos de técnica del gesto, manejo de grupos, herramientas motivacionales y para el fortalecimiento de habilidades interpersonales. Estos elementos se introducen en todas las etapas del programa y van profundizándose a medida que los niños avanzan en edad.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada